Cortijo la Molina

Pujaire Casas completas

El Cortijo La Molina se encuentra a 1 km de la pequeña población de Pujaire y a 3 km de la población y playa de Cabo de Gata. La finca, de 40 hectáreas, mantiene el paisaje del suave abancalamiento de tiempos en que crecían cereales y forrajes, garbanzos y sandías.

Situado en el centro de la finca, el alojamiento está formado por un conjunto de 4 casas independientes, de 8, 6, 3 y 3 plazas, con una capacidad total para 20 personas. La gestión del alojamiento, así como de la superficie cultivada y del monte bajo, viene guiada desde el principio por criterios de sostenibilidad de la explotación y preservación del medio natural.

Desde el inicio como alojamiento rural en 1999, dedicamos 8 hectáreas a cultivo de olivar y huerto ecológicos. La aceituna, variedad Arbequina, proporciona aceite ecológico de alta calidad que vendemos a nuestros visitantes viajeros y tiendas de la región. El olivar tiene certificación del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, los alojamientos lo tienen de Ceres-Ecotur, Alojamientos Sostenibles y de la Red Verde de Turismo Rural.

Con orígenes en 1880, el cortijo dispone de dos albercas grandes, una de las cuales, de 20m x 16m x 1,40 m, se acondiciona y se mantiene para el baño durante la temporada de verano. Cuenta con un pozo en la propia finca, ubicado en el interior de una construcción típica de la zona, una antigua molina de sacar agua, que da nombre al cortijo.

Situado a las afueras del pueblo, el cortijo es un oasis luminoso en medio de esta zona desértica de la provincia de Almería. Un remanso de paz y tranquilidad asentadas sobre la piedra y la cal de los muros de casas, albercas y molina. Un  lugar donde se atesora el silencio, entre siluetas de palmitos, cañas e higueras, bajo el soplo de una fiel brisa  mediterránea, con la fortuna de la vecindad de la sierra y el mar, y el privilegio de las playas y calas del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

 

 

El Cortijo La Molina se encuentra a 1 km de la pequeña población de Pujaire y a 3 km de la población y playa de Cabo de Gata. La finca, de 40 hectáreas, mantiene el paisaje del suave abancalamiento de tiempos en que crecían cereales y forrajes, garbanzos y sandías.

Situado en el centro de la finca, el alojamiento está formado por un conjunto de 4 casas independientes, de 8, 6, 3 y 3 plazas, con una capacidad total para 20 personas. La gestión del alojamiento, así como de la superficie cultivada y del monte bajo, viene guiada desde el principio por criterios de sostenibilidad de la explotación y preservación del medio natural.

Desde el inicio como alojamiento rural en 1999, dedicamos 8 hectáreas a cultivo de olivar y huerto ecológicos. La aceituna, variedad Arbequina, proporciona aceite ecológico de alta calidad que vendemos a nuestros visitantes viajeros y tiendas de la región. El olivar tiene certificación del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, los alojamientos lo tienen de Ceres-Ecotur, Alojamientos Sostenibles y de la Red Verde de Turismo Rural.

Con orígenes en 1880, el cortijo dispone de dos albercas grandes, una de las cuales, de 20m x 16m x 1,40 m, se acondiciona y se mantiene para el baño durante la temporada de verano. Cuenta con un pozo en la propia finca, ubicado en el interior de una construcción típica de la zona, una antigua molina de sacar agua, que da nombre al cortijo.

Situado a las afueras del pueblo, el cortijo es un oasis luminoso en medio de esta zona desértica de la provincia de Almería. Un remanso de paz y tranquilidad asentadas sobre la piedra y la cal de los muros de casas, albercas y molina. Un  lugar donde se atesora el silencio, entre siluetas de palmitos, cañas e higueras, bajo el soplo de una fiel brisa  mediterránea, con la fortuna de la vecindad de la sierra y el mar, y el privilegio de las playas y calas del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.